La igualdad como concepto, en genérico, se refiere a la condición de “uno/a igual a otro/a”, por tanto, es un principio que reconoce la equiparación de todas las personas en derechos y obligaciones.

La igualdad entre mujeres y hombres es un principio jurídico universal reconocido en diversos textos internacionales sobre derechos humanos, entre los que destaca la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre de 1979 y ratificada por España en 1983. Este principio jurídico universal garantiza que todas las personas, independientemente de su sexo, tienen los mismos derechos, oportunidades y responsabilidades o deberes frente al Estado y la sociedad en su conjunto.

Aunque actualmente la igualdad está reconocida desde un punto de vista formal, es decir, en el ámbito jurídico, de tal forma que las leyes ofrecen un tratamiento igual a hombres y mujeres, esto no significa que exista una igualdad real. Tal y como recogía la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, el pleno reconocimiento de la igualdad formal ante la ley, aún comportando, sin duda, un paso decisivo, resultó ser insuficiente. La discriminación salarial, la discriminación en las pensiones de viudez, el mayor desempleo femenino, la todavía escasa presencia de las mujeres en puestos de responsabilidad política, social, cultural y económica, o los problemas de conciliación entre la vida personal, laboral y familiar muestran cómo la igualdad plena, efectiva, entre mujeres y hombres, es aún hoy una tarea pendiente, por lo que es necesario abordar un cambio más profundo en nuestros valores e ideas que provocan que se mantengan las desigualdades.

Para conseguir la igualdad real es necesario trabajar por ella a todos los niveles, ya que cada persona, entidad y organización tiene la posibilidad de combatir todas las manifestaciones aún subsistentes de discriminación, directa o indirecta, por razón de sexo y de promover la igualdad real entre mujeres y hombres, eliminando los obstáculos y estereotipos sociales que impiden alcanzarla.

En este espacio web se aglutina toda la información necesaria para que las empresas puedan integrar el principio de igualdad en su estrategia, garantizando su competitividad, calidad y supervivencia, mostrando su compromiso con la igualdad y la lucha contra las discriminaciones por razón de sexo.